Ruta Vikinga Ría de Arousa

Las Torres de Oeste

Las Torres de Oeste

Las Torres de Oeste son las ruinas de una fortificación que existió en la ría de Arousa hasta la Edad Media para defender la sede episcopal de Compostela. Catoira y Galicia siempre han estado íntimamente ligadas a este enclave estratégico, atacado sistemáticamente por ejércitos extranjeros que llegaban a las costas gallegas en busca de supuestos tesoros que albergaba Compostela. Las Torres de Oeste impidieron el ascenso por el río Ulla de navíos normandos y piratas sarracenos durante siglos y sus habitantes frenaron toda incursión que llegaba hasta el fondo de la ría de Arousa. Se evitaron los ataques a Santiago, pero nada se pudo hacer contra el pillaje al que fueron sometidos los pueblos costeros. Durante la Alta Edad Media varias oleadas normandas llegaron a las costas gallegas y causaron muchos destrozos en sus expediciones. En nuestros días, esa antigua edificación se puede observar en uno de los conjuntos arqueológicos e históricos de mayor relevancia de Galicia.

Figuras y declaraciones

Las Torres de Oeste son Monumento Nacional desde 1970 (hoy en día Bien de Interés Cultural) tras los trabajos de restauración llevados a cabo por el Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico. En la actualidad “son atacadas” todos los años por unos bárbaros durante la Romería Vikinga de Catoira, una celebración que trata de recordar su esplendoroso pasado en defensa de Catoira, Santiago y Galicia y que en 2002 fue declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional.

Accesos

El acceso al recinto de las Torres de Oeste se realiza caminando por un sendero nuevo (bajo los pilares del puente del río Ulla) o por otro más antiguo, actualmente empedrado. Ambos caminos cruzan un terreno pantanoso que fue anegado por las aguas de la ría de Arousa y que contribuye a la insularidad de la inexpugnable fortaleza.