Ruta Vikinga Ría de Arousa

Historia

Historia Catoira

Los primeros pobladores de Catoira pertenecen a la Edad de Bronce. La situación de privilegio en la desembocadura del río Ulla y el clima suave del que disfruta casi todo el año fueron razones convincentes para que estos pobladores se estableciesen aquí desde un principio. La cultura de los castros también se instaló en esta zona, concretamente en el lugar donde se ubican las Torres de Oeste. Levantaron un poblado en la Edad de Hierro y vivían de la recolección silvestre y la ganadería, complementada con la pesca en el río.

Luego llegó la ocupación romana. Pero una vez pasados los años violentos, la Pax de Augusto transformaría el viejo castro costero en un puerto comercial del Imperio, aprovechando su situación estratégica. Cuenta la historia que narran las Sagradas Escrituras que por estas aguas tuvo que pasar la nave que transportó los restos del Apóstol Santiago desde Jaffa (Palestina) hasta el puerto de Iria Flavia.

Pero la historia de Catoira ha estado (y sigue estando) íntimamente ligada al complejo militar y a su situación geográfica. Las Torres de Oeste han servido de escudo defensivo a la Compostela medieval -de «llave y sello de Galicia»- hasta el reinado de los Reyes Católicos, momento a partir del cual entra en un período de lenta y progresiva decadencia.